FeMinidad se escribe con M de MUSCULO

Llega ese momento en el que los gimnasios se llenan de personas que nunca han entrenado y se quieren poner en forma de cara al veranito.  De mujeres (sobre todo), que tocan por primera vez en su vida una pesa.

Entro al gimnasio un día más.  Desde hace 33 años, es mi rutina diaria. Elijo unas mallas que me sienten bien, un top que combine y las deportivas a juego.  Como en cualquier faceta de mi vida, me gusta ir arreglada y acorde con la actividad que vaya a realizar y también me perfumo y si es necesario retoco mi maquillaje.  Esa soy yo, esa es mi esencia y es la educación que he recibido.

Comienzo a calentar (hombro en el caso al que me voy a referir) y ya se coloca a mi lado la primera señora que se estrena en el gimnasio. Al otro lado hacen cola otro puñado de hombres y mujeres que esperan su turno para entrar a spining. Comienzo a notar miradas, comentarios e incluso algún dedo señalando, que se encoje nervioso cuando cruzo la mirada.

Muchas de esas personas, nunca han visto una mujer musculada nada más que en foto y a mí me hace gracia, porque yo no me veo tan fuerte, es más me siento y soy mucho más femenina que muchas de ellas. Unas más delgadas, otras menos, con más o menos curvas, y otros con poco aspecto de cuidarse o haberlo hecho alguna vez.

Conclusión:

Si. Me miro al espejo y veo una mujer con unas proporciones que me gustan, con una masa muscular por encima de la media, fruto de mucho trabajo y una férrea disciplina y sobre todo veo una mujer altamente femenina.  Porque la feminidad se lleva como el color de ojos. No se premedita ni se elije. Ni tiene talla ni tiene peso. No tiene que ir necesariamente maquillada. No tiene nada que ver con la belleza. Es una actitud y esa es mi actitud.

Siempre fui fan del cómic y para mí, la mujer por excelencia era aquella que aparecía con un aspecto fibrado y con sus súper poderes.  Era la representación de la fortaleza femenina en estado puro. Por lo tanto y respetando al resto de las mortales, yo no contemplo mi feminidad sin una masa muscular desarrollada.

Afortunadamente, somos muchas las que así lo vemos y trabajamos duro para conseguirlo.

No juzgues y no serás juzgada.

Va por todas mis lindas amigas, porque feminidad se escribe con M de Músculo.

Esther Serrano

BEVERLY NUTRITION

Post Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies