Los beneficios menos conocidos de la Vitamina C

 Los beneficios menos conocidos de la Vitamina C

Muchas personas sugieren incluir un suplemento de vitamina C como parte de la dieta, especialmente durante la temporada de invierno, para así prevenir enfermedades durante los meses más fríos.

La vitamina C es conocida por su efecto al reforzar el sistema inmunológico, por lo que es muy recomendado aumentar la ingesta de dicha vitamina cada vez que alguien sale de viaje.

Pero este nutriente súper estrella tiene muchas otras funciones que genera beneficios fundamentales en la forma en cómo luces, te sientes y funcionas durante tu día a día.

En primer lugar, es un nutriente que se debe consumir diariamente, y además en cantidades adicionales, muy por encima de lo que se necesita para prevenir una deficiencia.

En caso de que necesites más razones para amar la vitamina C, aquí están varios de los beneficios  a la salud que son menos conocidos:

Incremente la salud suprarrenal

¡Las glándulas suprarrenales aman la vitamina C! Las glándulas suprarrenales producen las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol), así como algunas de las hormonas sexuales, por lo que la función suprarrenal, para la cual la vitamina C es esencial, está intrínsicamente ligada a cómo te sientes.

La vitamina C se utiliza cuando se producen las hormonas del estrés, por lo que su requerimiento puede aumentar durante los períodos de estrés (los cuales por desgracia parecen ser más a menudo en estos días).

El estrés crónico también puede afectar la función inmune y la vitamina C es brinda una ayuda increíble para lidiar con este padecimiento.

Es una quema grasa eficiente

La vitamina C está implicada en la producción de carnitina, un compuesto que es esencial para transportar ácidos grasos en las mitocondrias, las fábricas de energía de cada célula (piensa en cada mitocondria como un hamster que corre sobre una rueda), para que puedan usarse para energía.

Realmente considera  esto: la grasa es un combustible de combustión lenta, por lo que si deseas evitar una montaña rusa de energía, desearás que esta función sea procesada de manera óptima.

Mantiene la estructura del cuerpo

La vitamina C es necesaria para la producción de colágeno, una proteína estructural presente en los huesos, los tendones, el cartílago y la piel. Mientras que muchas personas han oído hablar de la importancia del colágeno en la piel desde una perspectiva de belleza estética, sus otros roles parecen ser menos apreciados.

Los huesos y los tendones sanos son críticos para la capacidad de moverse con facilidad, y por lo tanto, para mantener la funcionalidad del cuerpo, y esto tiene un impacto enorme en calidad de la vida. Además de esto, la vitamina C también es esencial para la cicatrización de heridas.

Mejora la absorción de hierro

La absorción de hierro de los alimentos a base de plantas, se incrementa ante la presencia de vitamina C. Esto es importante, especialmente si se tiene en cuenta que la deficiencia de hierro es la deficiencia nutricional más común en el mundo.

La presencia de 75 miligramos de vitamina C puede aumentar la cantidad de hierro a base de plantas absorbidas, por alrededor del 300 por ciento, o incluso más si la persona sufre de deficiencia de hierro. Incluye verduras ricas en vitamina C en tus comidas. Las verduras de familia Brassica como brócoli, coliflor, coles de Bruselas y col rizada son las mejores fuentes.

Reduce el riesgo de enfermedades crónicas

La vitamina C es un poderoso antioxidante que reduce el daño y la inflamación en el cuerpo, ayudando a protegerlo de las enfermedades degenerativas.

Existe evidencia concreta de que comer un montón de frutas y verduras (que tienden a ser ricas fuentes de vitamina C), así como ingerir los niveles adecuados de vitamina C, están asociados con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, e incluso con algunos tipos de cáncer.

Las mejores fuentes alimenticias de la vitamina C incluyen el brócoli, el pimiento, el kiwi y las frutas cítricas. Sin embargo, es importante saber que la preparación y los métodos que cocinan pueden influenciar el contenido de la vitamina C de estos alimentos.

La vitamina C es sensible al calor y es soluble en agua, por lo que sus propiedades se pueden perder al cocinarse. Las verduras ligeramente humeantes o revueltas, en lugar de hervidas, conservarán más vitamina C.

BEVERLY NUTRITION

Post Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies