Grasas buenas y malas: aprende a diferenciar

Grasas buenas y malas: Aprende a diferenciar

¿Haz oído hablar de las grasas buenas y de sus funciones en el organismo? Aprende con nosotros a diferenciar las grasas buenas de las malas.

Grasas malas

Son las más fáciles de diferenciar, las grasas trans, hidrogenadas y saturadas.  Las grasas trans o hidrogenadas son ácidos grasos que se forman al someter los aceites líquidos a un proceso de hidrogenación con el objetivo de obtener grasas sólidas.

Muchos especialistas recomiendan limitar su consumo al extremo, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y la Asociación Americana del Corazón proponen que el uno por ciento de las calorías consumidas diariamente podría proceder de grasas trans.

Este tipo de grasas se encuentra en alimentos como las mantecas y quesos de origen animal, las cremas de origen animal, la grasa adherida a la carne, la margarina, los alimentos cocinados en aceite como frituras y comida rápida.

Grasas buenas: Aprende a diferenciar

Las grasas buenas son las llamadas mono y poliinsaturadas. Este tipo de grasas se caracterizan por presentarse en estado líquido a temperatura ambiente y por solidificarse a temperaturas frías.

Entre un 25% y un 35% de las calorías que usted consume diariamente puede provenir de grasas, nuestra propuesta es que elija el tipo de grasas que beneficie su salud.

Las grasas buenas se encuentran en alimentos como las aceitunas y el aceite de oliva, las almendras y avellanas, el aguacate, los pescados azules -caballa, sardina, salmón, atún, trucha, boquerón- el aceite de girasol, de maíz y de maní.

Este tipo de grasas también se encuentran en el salmón y en algunas semillas.

Las grasas buenas ayudan a reducir sus niveles de colesterol, previniendo de esta forma cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, este tipo de grasas también ayuda a la regeneración de las células.

Sin embargo, aún debe así debe limitar el consumo de algunos de los alimentos mencionados anteriormente, ya que el consumo en exceso de los mismos puede provocar un aumento indeseado de peso.

Quienes desean gozar de los beneficios de las grasas buenas pueden consumir suplementos de Omega 3Omega 6 y 9. Potenciando los beneficios del consumo de grasas buenas sin riesgo alguno de aumentar de peso.

Beneficios de consumir grasas buenas

El consumo de ácidos grasos omega-3 reduce los niveles de grasa en sangre, retarda la acumulación de placa en las arterias, baja las posibilidades de sufrir arritmia (latidos irregulares del corazón) y ayuda a bajar la presión arterial.

El consumo de ácidos grasos omega-6 ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, reduce el riesgo de diabetes y ayuda a bajar la presión arterial.

Incorporar grasas buenas a tu alimentación

  • Incorpora aguacate y semillas a tus ensaladas.
  • Si consumes pan en tu día a día, elije panes multigranos.
  • Consume pescado con frecuencia
  • Consume nueces y almendras como snack
  • Puedes incorporar a tu alimentación alimentos ricos en grasas buenas y sabrosos como las cremas proteicas.