La flexibilidad no tiene edad

La flexibilidad no tiene edad

La flexibilidad no tiene edad

La flexibilidad no tiene edad. ¿Acaso creías que si? Pues si es así siento decirte que estabas equivocado.

La flexibilidad siempre se puede trabajar, tengas la edad que tengas. Es cuestión justamente de eso, de trabajo diario, de realizar ejercicio de forma constante.

¿Qué puedes hacer para ser más flexible?

Los ejercicios en los que se trabaja la flexibilidad nos ayudan a mejorar tu elasticidad. Lograr esta elasticidad hará que tengas menos lesiones o dolores lumbares.

Hay características que vienen «de serie» con el ser humano, es decir genéticas como el color de nuestro pelo, de nuestra piel, nuestro color de ojos … pero ni la flexibilidad ni tampoco la elasticidad son genéticas, las podemos trabajar mediante ejercicio a diario para lograr el cambio que deseamos.

Es cierto que solemos ser más flexibles cuando somos más jóvenes sin necesidad de hacer ejercicio (si lo hacemos, ¡lo seremos mucho más!). Eso es así aunque cuando somos un poco más mayores no tenemos que rendirnos y caer en el error de que «ya no soy flexible porque tengo 40, 50 …» o los años que sea.

Los ejercicios de estiramiento funcionan

Los ejercicios de estiramiento funcionan. Lo importante es no tener prisa porque no verás a los 2 días de empezar los resultados. Como todo en la vida, esto, también lleva su tiempo y la paciencia junto a la constancia, acaban dando sus frutos. Hablando de frutos no descuides tu alimentación. Si comes mal a pesar de que hagas ejercicio, los resultados no serán los mismos. No lo olvides.

Otros tipos de ejercicios que también te ayudarán a ser más flexible son las sentadillas y el yoga por ejemplo.

Una cosa importante, empieza poco a poco para crear el hábito del ejercicio si no estás acostumbrado a ello. Más vale hacer cada día 15 minutos de ejercicio que cada mes 2 horas.

Seguiremos contándote más sobre la flexibilidad en pocos días.

Si te gusta el post dale al like, compártelo o comenta.