Más efectos del insomnio en tu cuerpo

Más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente

En el post anterior en el que te hablábamos sobre los efectos del insomnio en tu cuerpo y mente, nos dejamos por contar muchos más efectos. Así que ahora continuamos con este interesante tema y te contamos más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente.

Dormir, la base de tu día

No olvides que dormir bien es la base del día que empieza tras despertarte. Dormir bien ayuda a reparar el día anterior.  Si duermes mal y esta falta de sueño se produce a diario y desde hace mucho tiempo, no lo dejes pasar y pon atención a lo que está sucediendo. Por eso ahora te resumimos los efectos que en el post anterior te comentamos y te explicamos más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente.

Más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente

En el anterior post, te hablamos de los efectos del insomnio en tu memoria y el hecho del aumento de peso.

Ahora te vamos a facilitar otras consecuencias del sueño interrumpido durante la noche o del sueño de pocas horas, es decir, de las dos variables que el insomnio abarca. Te contamos más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente.

Irritabilidad

Esta falta de energía por el desgaste que supone a nivel corporal y mental la falta de sueño hace que durante todo el día estemos cansados, agotados. Nos forzamos a la hora de hacer cosas o tareas que sin remedio alguno podemos dejar de hacer (trabajo, hijos, casa …) y todo ello hace que nos sintamos mal, que cualquier cosa nos moleste y saltemos a la mínima. Esta cosa que nos molesta cuando estamos agotados por la falta de sueño, en caso contrario, es decir durmiendo nuestras 7-8 horas, no nos molestaría. Es más, no le prestaríamos atención alguna.

 

Más efectos del insomnio en tu cuerpo y mente

 

Falta de decisiones

También afecta en este sentido el insomnio. Es como si a nuestra mente le faltara en estas circunstancias claridad. Todo a nivel mental se vuelve más lento, más cuesta arriba, cuesta encontrar soluciones. En estas circunstancias las decisiones tomadas, en su mayoría son forzadas y muchas veces, malas decisiones. Cosa que no pasa cuando dormimos bien.

Esperamos que este post te haya gustado y también que nos cuentes en comentarios cómo duermes tú.