Deportista haciendo terapia fría

Terapia fría, ¿mejora la recuperación muscular?

Muchos entrenadores utilizan desde hace muchos años, terapias de agua fría o de agua caliente. Hoy te hablaremos de la primera: de la terapia de agua fría. Y, la terapia fría, ¿mejora la recuperación muscular?

En los países nórdicos están más que acostumbrados a bañarse en agua fría como bien sabes. Pero en otros países, no hay tanta costumbre (de momento).

Tras un duro entrenamiento en el que haces que tus músculos trabajen de manera continua, muchas veces necesitas hacer algo que los relaje, que calme ese desgaste producido por ese entrenamiento en el que tu zona muscular ha dado todo de sí.

Para dar este descanso y recuperarte de la sobrecarga muscular, existen terapias verdaderamente efectivas.

¿Cómo actúa?

La terapia fría hace que los vasos sanguíneos se compriman y hacen que el movimiento metabólico se relaje con lo que se logra, una reducción de la hinchazón y la descomposición de tejidos. Al acabar la sesión de terapia de frío, los tejidos se adaptan al medio y el flujo sanguíneo vuelve a la normalidad.

Esta terapia es idónea para personas que padecen lesiones o inflamaciones en el entrenamiento. Forma parte importante de un plan de recuperación en este tipo de problemáticas. Una de las cosas que se notan más rápido, es que el dolor cesa de manera rápida.

 

La terapia fría una terapia que descarga sobreesfuerzo muscular

Cómo utilizar la terapia fría

Se recomienda la inmersión en agua fría porque el efecto que produce en todas nuestras zonas musculares es mucho más rápido y efectivo. Aunque si, solo de pensarlo se te está erizando la piel, ante todo calma, porque existen otras opciones.

No pienses que te meterás en agua con decenas de cubitos de hielo. De hecho, no es necesario. Lo que si hace falta es que la temperatura del agua esté entre 12 y 15º y durante 10-15 minutos.

Este espacio de tiempo es corto porque si nos exponemos más tiempo a esta temperatura, el frío puede dañar la piel. Así que ni se te ocurra estar en agua fría más del tiempo que te acabamos de comentar.

Algo curioso que pasará es que, al salir del baño de agua fría, sentirás rigidez en tus piernas, como si no las pudieras mover. Eso se debe al efecto que la terapia de agua fría cuando ha efectuado una “reparación” del tejido muscular. Al cabo de pocas horas te irás sintiendo mejor.

Esta terapia se recomienda para aquellos días de entrenamiento realmente duros.

Para dar un empujón más a esa recuperación muscular, te recomendamos nuestras barritas energéticas Flatbit Chocolate Gourmet y las barritas Protein  Brownie Bar.

 

Fuente: Ice Baths and Contrast Water Therapy for Recovery.De E. Quinn

Artículo de: Noe Puigdengolas