Vota este post

 

Beber antes del ejercicio para mejorar el rendimiento

 

Nunca comience el ejercicio si está deshidratado; esto podría aumentar el riesgo de enfermedad por calor y de un pobre rendimiento. Pesarse antes y después del ejercicio para asegurarse de que ha tomado la suficiente cantidad de líquidos.

 

Tome al menos 500 ml de líquidos por la tarde, y otros 500 ml después de despertarse a la mañana. De esta forma asegurará un estado de normal equilibrio de fluidos.

 

Tome 500-1.000 ml casi 1 hora antes, y otros 250-500 ml casi 20 minutos antes de la competición o entrenamiento, para nivelar las reservas de fluidos.

 

Los líquidos que contienen carbohidratos y pequeñas cantidades de cloruro de sodio probablemente tengan más efectos beneficiosos que el agua común. No agregue glicerol a la bebida pre-deportiva, ya que no será efectivo y podría producir dolores de cabeza y náuseas.

 

Cuando las reservas de agua corporal disminuyan 1-2 % del peso corporal, el rendimiento deportivo puede verse perjudicado. La deshidratación puede poner en peligro la salud aumentado el riesgo de enfermedades por calor, tales como el agotamiento por calor y el golpe de calor.

 

 

Las bebidas pre-deportivas no mejorarán el rendimiento en eventos que duren menos de 20 a 30 minutos. Esto es debido a que es un tiempo insuficiente para que el cuerpo se vea sometido a un nivel perjudicial de deshidratación.

 

Experimentando con ingestas de diferentes volúmenes de líquidos, usted puede entrenarse a si mismo para beber más. Así minimizará el malestar estomacal experimentado frecuentemente con las excesivas cantidades de fluidos.

 

BEVERLY NUTRITION – Nutrición Deportiva

0

Post Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies