La Proteína de Suero

LA PROTEÍNA DE SUERO

Los expertos están de acuerdo en que los culturistas y atletas de fuerza deben tomar aproximadamente 1,8 grs diarios de proteína por kilo de peso corporal, con dos funciones principales: reparación y crecimiento.  Al entrenar duro se destruye el músculo.  El descanso hace que se recupere, pero si no tomamos la suficiente cantidad de proteína, los músculos no crecen.  Podemos conseguir proteína de todo tipo de alimentos, pero como la ciencia proclama, nuestra elección óptima está en el SUERO.

La proteína de suero es extremadamente rica en aminoácidos ramificados; en el aminoácido taurina, que apoya el volumen muscular a nivel celular; también es rica en glutamina, el aminoácido más abundante en el cuerpo y con importantes funciones, como anticatabólica, inmunológica y como combustible cerebral, entre otras muchas.

La proteína de suero se digiere con facilidad y el cuerpo la absorbe mejor que cualquier otra proteína, es decir, tiene una “biodisponibilidad” mayor.  Esta biodisponibilidad o BV depende también de las técnicas de procesamiento del suero.  El suero se deriva de la leche y es un subproducto de la fabricación del queso.  En su forma originaria, es un líquido acuoso con menos del 1% de proteína y más del 93% de agua.   Sin embargo, después de superar diversos estadios de proceso, puede refinarse hasta convertirse casi todo en proteína.

 

Fabricación:

Después de eliminar el agua del suero queda un polvo con un 13% de proteína y un 76% de lactosa.  Una vez que el suero ha sido pasteurizado y eliminadas las partículas de queso, se pasa al siguiente estadio.  La proteína de suero y la grasa se separan de la lactosa y de los minerales mediante la ultrafiltración, dando lugar a un producto  denominado Concentrado de Proteína de Suero (WPC), con un 35 – 40% de proteína y un 4% de grasa.

El  WPC puede mejorarse en un 50% y por medio de la diafiltración, eliminando la lactosa y los minerales de suero, y convirtiendo un WPC del 50% en  80% de WPC y como máximo 1% de grasa.  Los tres primeros pasos (ultrafiltración, diafiltración y microfiltración) producen una proteína llamada AISLADO DE PROTEINA DE SUERO o WPI; un método alternativo de producir WPI se llama “Intercambio de Iones”.  Los WPI contienen más del 90% de proteína pura, menos el 1% de grasa y menos el 1% de lactosa.

 

 

El paso final produce el hidrolizado de proteína de suero; la hidrólisis añade una enzima para descomponer las proteínas en péptidos.  Los péptidos y tripéptidos señalan en particular al hígado el inicio de la producción somatomedina C, factor anabólico de crecimiento que estimula el desarrollo muscular.

En BEVERLY, tenemos la posibilidad de poder elegir entre proteínas de suero de altísima calidad, como 100% ISO WHEY o HYDROLYZED ZERO, que proporcionan al atleta serio, una fuente protéica de primerísima calidad.

No lo dudéis, consumir proteína de suero es la mejor elección que podéis realizar, para ayudar al músculo a un desarrollo integral y conseguir un cuerpo fuerte y protegido contra los agentes infecciosos externos.

 

BEVERLY NUTRITION

Especialistas en Nutrición Deportiva