comenzar en el gimnasio

¿Cómo comenzar en el gimnasio?

¿Deseas comenzar en el gimnasio pero no sabes exactamente cómo hacerlo?

Todos aquellos que practican alguna actividad física tuvieron su «día 1».

El primer día, la primer semana, el primer mes, pueden ser frustrantes para quienes desean ver resultados rápidamente y además apenas comienzan a buscar una vida saludable. Por eso dedicamos este artículo a ayudar a aquellos que van a comenzar en el gimnasio, para darles los tips para perseverar hasta el final.

Comenzar en el gimnasio: el primer desafío

El primer desafío con el que te encontrarás será tu rutina de adaptación.

Los músculos deben comenzar a adaptarse al nivel de entrenamiento que deseas, y por ello es recomendable comenzar con poca intensidad, y aumentar las cargas y la frecuencia del entrenamiento en medida en que nuestro cuerpo lo tolera. Este periodo se llama «periodo de adaptación» y dura aproximadamente dos semanas.

Pronto verás que el periodo de adaptación no es más que el primer escalón que te ayudará a comenzar a subir hasta dónde deseas llegar. Durante tu entrenamiento cada etapa será una suerte de periodo de adaptación para la etapa siguiente, hasta que decidas que has llegado al nivel de entrenamiento que deseas llevar.

Algunos gimnasios tienen profesores o entrenadores que controlan las salas de musculación y que te ayudaran en tu rutina de adaptación, es recomendable que tomes notas de las indicaciones que tu entrenador te da en este periodo, para que no tengas que volver a preguntarle todos los días qué maquina es la sigue en tu rutina.

Lleva anotaciones de lo que harás cada día, si no conoces los nombres de las máquinas o de los ejercicios puedes intentar googlear los y tenerlos en tus anotaciones hasta que te acostumbres a ellos. En menos de dos semanas ya tendrás en tu memoria el nombre de la mayor parte de los ejercicios.

Comenzar en el gimnasio con una rutina de adaptación

La rutina de adaptación tiene que enfocarse en trabajar todos los grupos musculares: comienza siempre con una entrada en calor, puede ser trotando en la cinta, caminando, haciendo bicicleta o elíptico, como mínimo toma 10 o 15 minutos en tu entrada en calor.

Luego es recomendable que definas un grupo muscular para cada día de la semana en que vayas a entrenar. Generalmente los grupos musculares se dividen de la siguiente manera:

Como regla general, comienza siempre trabajando cada grupo muscular con una carga suave, que puedas sentirla al realizar cada movimiento, pero que no genere mucha tensión en los músculos. Intenta realizar movimientos lentos, con una tensión baja pero controlada y con poca carga. Este entrenamiento servirá para que cuando comiences a aumentar la carga en los ejercicios no pierdas la conciencia y el control sobre cada músculo que estás trabajando.

El segundo desafío: Comenzar en el gimnasio y perder el foco

Al comenzar en el gimnasio hay diversas situaciones que pueden llevarlos a perder el foco, por ejemplo:

La mala competencia

Ten en mente que sin importar a qué gimnasio asistas siempre habrán personas con mayor y mejor desarrollo muscular que tú. La envidia nos lleva a tener una competencia mala con nuestros compañeros de entrenamiento. Sin embargo, tener compañeros con los que nos motivamos mutuamente nos ayuda a permanecer en el entrenamiento por más tiempo.

Cuando sientas que al comenzar en el gimnasio comienzas a sentir envidia de las demás personas que entrenan a tu alrededor, concéntrate en ti mismo, en tú cuerpo y en tú progreso.

Debes colocar toda tu concentración en realizar los ejercicios correctamente y utilizar la carga correcta para no lesionarte y para mejorar semana tras semana. Eso es suficiente información como para retirar tu atención de los demás atletas que asisten al gimnasio.

Recuerda: La envidia tiene efectos negativos en nuestra salud física y mental. ¡Evítala siempre!

Quizás también te interese leer:

La obsesión por el físico

Obsesionarte con el físico al comenzar en el gimnasio no te ayudará a llegar más lejos.

En nuestro artículo sobre la obsesión por el físico hablamos en detalle sobre este tema, cómo evitarlo y los peligros de dejar esta obsesión crecer.

Comprende que el entrenamiento es parte de una búsqueda por mejorar tu salud, de nada sirve recuperar tu estado físico si a la vez dejas que tu salud mental se deteriore.

La fatiga muscular

Sentir un poco de incomodidad es completamente normal. Sentir dolor al día siguiente o a los dos días de haber realizado ejercicio también es esperable. En ocasiones esta incomodidad puede hacer que muchos abandonen la actividad física, quejándose del «dolor».

La fatiga muscular es un fenónemo muy común entre los deportistas, por ello hemos desarrollado este tema en detalle en nuestros artículos:

Tercer desafío al comenzar el gimnasio: Darte cuenta de que para notar cambios en tu cuerpo también debes mejorar tu alimentación

Muchos esperamos ver grandes cambios en nuestro cuerpo, pero no tenemos en cuenta que los mayores cambios se notan cuando complementamos un entrenamiento adecuado con una alimentación acorde a nuestros objetivos. Por ello, no abandones tu entrenamiento apenas comienzas por no ver resultados instantáneos.

Complementa tu entrenamiento con una dieta adaptada para alcanzar tus objetivos, sean estos adelgazar, aumentar tu masa muscular o definir.

Ahora que conoces los mayores desafíos a los que te enfrentarás al comenzar a entrenar en un gimnasio siéntete preparado para estos desafíos y otros que puedan aparecer. Podrás superarlo y estaremos aquí para acompañar tu progreso. ¡Manos a la obra!